• Relatos

    Sin cobertura

    El día que me convertí en un asqueroso insecto macho de seis patas, con ojos desviados hacia el suelo y unas desproporcionadas antenas no fue un día anormal. No. No se puso el cielo rojo ni las…