• Relatos

    El cajón de los helados

    No paraba de hablar. Lo hizo desde el minuto uno, desde que entró por la puerta del restaurante. Soltaba palabras a diestro y siniestro. Comenzó en cuanto me vio, siguió en el momento de sentarse a la…