• Relatos

    Las reglas del juego

    La ciudad de Johannesburgo se mostraba como una esposa infiel: tardía, ausente; tan llena de cielos y de infiernos que a duras penas era comprendida. En el centro, entre todo y nada, un colegio privado, mixto, reposaba…