• Relatos

    La confianza de Sanuä

    Sanuä Misunä se levantó aquella mañana con la alegría al mínimo. Se inyectó veinticinco miligramos de suero de la felicidad —lo máximo que se le permitía por cuarto menguante y se marchó en busca del tipo que…